20170506_090928

Este post no es para quejarme. Después de utilizar las redes sociales para desahogarme y buscar consuelo – gracias a todas esas instamis, amigos y familia que me habéis animado mientras ha durado el suplicio – al fin puedo escribir para celebrar que después de 26 meses… ¡La Patu está empezando a dormir casi del tirón!

Si no me sigues desde el principio estarás flipando porqué celebro que mi hija duerma “casi”  del tirón pero creéme, uno o dos despertares por noche SON GLORIA después de dos años sin dormir más de 3 horas seguidas.

Me encantaría deciros que he encontrado la fórmula mágica para que La Patu duerma del tirón pero no creo que exista. Aún así, me gustaría poder ayudar a otras mamis que no ven la luz al final del túnel con: 10 cosas que he aprendido durante esta larga temporada sin dormir.

1. No siempre es culpa de la teta. Hablando con otras mamis tengo claro que la lactancia no es la culpable de los múltiples despertares de nuestros churumbis PERO está demostrado que los de teta tienen mayor tendencia y muchos mejoran al quitar la teta por la noche. Esto es así y hay que contemplarlo como opción a pesar de que no siempre funciona.

2. El colecho NO tiene nada que ver. Al menos en mi caso duerme igual de mal esté yo o no y al final está durmiendo del tirón conmigo a su lado. Así que confirmado: ahora duerme mejor a pesar de compartir cama.

3. La teta “a demanda” puede llegarnos a confundir. Y yo he pecado de mami primeriza ya que entendí que “a demanda” significaba las 24 horas al día y para siempre jamás. Pero no. Hay una cosa muy útil llamada “poner límites” y con la teta se puede aplicar en cuanto empiezan a comer otros alimentos. No hagáis el primo como yo y recordad que podéis negarles la teta -explicando siempre el motivo- y explicarles que por la noche hay que dormir, tetita incluida.

4. Los niños aprenden a dormir a su ritmo y aunque es jodido tener que esperar sentado al final lo hacen y, como diría la gran Cris Moe de @maretameva: SIN ESTIVILLADAS. Mi hija es un buen ejemplo así que aprovecho para mandar un gran ‘que os den’ a los que han defendido el método Estivill cuando les he contado lo duro que es no poder dormir más de 2 o 3 horas seguidas. No lo haría si, en vez de intentar solucionarme la vida, hubieráis hecho lo que propongo en el siguiente punto.

5. Ni se te ocurra dar consejos a una mami que no duerme desde hace meses o años. En muchos casos es con buena intención -no siempre, yo he tenido que aguantar demasiado paternalismo- pero lo mejor que puedes hacer si una mami comparte contigo sus ‘historias de no dormir’ es:

  • darle ánimos
  • decirle que la entiendes (lo que viene siendo la empatía, vete familiarizando con ella si tienes una futura mamá cerca)
  • nunca, repito, nunca, bajo ningún concepto, comentes lo bien que duerme el hijo del vecino o tú cuando eras pequeño/a – un clásico entre las madres y suegras-. Esto solo hace que nos sintamos incomprendidas y más solas que la una.

6. Lo que te funciona un día, al cabo de una semana ya no sirve. No hagas ni caso del famoso “se acostumbrará” y no te preocupes en exceso de las rutinas. Mi hija ha pasado por mil fases: dormirse en la teta, solita con música, con un meneo en la mochila, solita dando vueltas por la cuna, en el cochecito… Es muy pesado, lo sé, pero aquí SI que te voy a dar un consejo: deja fluir, lee las señales que te manda tu churumbi y ves probando. Para mí ha sido clave seguir su ritmo y no el que te va bien a ti o a tu familia / pareja.

7. La siesta de la guarde puede ser una gran aliada. A nosotras nos ha servido para que La Patu aprendiera a dormir sin su teta y lo más importante: sin llorar. Y desde que duerme en la guarde ha empezado a dormirse en el coche y alguna noche ha aceptado volver a dormirse sin teta (la primera vez casi lloro de la emoción).

8. El día que tengas planes te va a dar la noche. Nunca había odiado tanto la ley de Murphy y es que siempre que he tenido “la noche para mí” o algo de trabajo importante al día siguiente, la noche con La Patu ha sido aún peor de lo que es habitual. Estos días te parecen más bien una conspiración del universo contra ti y lo único que quieres hacer y haces es llorar.

9. No juzgar porfins. Y mucho menos cuando se trata de una mami que no duerme. Conozco casos en los que la salud de la mami está en juego así que si decides destetar, hacer Estivill o lo que sea, adelante. Es tu vida, tu salud y tu hijo. No permitas que nadie te haga sentir mala madre.

10. Cuesta ver la luz al final del túnel. Esto es así de crudo y no se puede hacer nada pero tengo una buena noticia: TODOS los niños del mundo acaban durmiendo la noche entera.

A las que aun no os ha llegado el momento un mensaje importante: ánimos, desahogate todo lo que necesites y hazlo con gente que sabes que te entenderá y empatizará contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s