c360_2017-07-18-18-45-25-727.jpg

El verano ya se acaba y no puedo evitar hacer balance. Supongo que este tipo de reflexiones se hacen a finales de año pero yo tengo la necesidad de hacerlo ahora porqué empecé la época estival de la peor manera. Y es que, lo que tenía que ser un verano cargado de buenas noticias e ilusión, quedó empañado por un aborto diferido a las 10 semanas.

Todos conocemos a alguien en nuestro entorno que ha sufrido un aborto y por desgracia, es algo habitual. Especialmente durante las primeras semanas de gestación, como en mi caso. Lo jodido es que a pesar de ser algo ‘normal’, también lo es pensar que a ti no te va a tocar e ilusionarte desde el momento en que aparecen las dos rayitas.

Fueron unas semanas de junio muy raras y tristes pero la vida sigue y aunque piense que este ha sido un verano para olvidar, no me quiero quedar solo con lo malo. Así que, a modo de terapia, desahogo o como queráis llamarlo, me he obligado a escribir este post con las cosas buenas que me han pasado estos días de calor y piscineo, que no son pocas:

1. He charlado con grandes amigos. De esos que hace siglos que no ves pero que te los encuentras y parece que no haya pasado el tiempo, ¡mucho mejor que ‘OT el reencuentro’, donde va a parar!

2. He celebrado los logros de algunas de las mujeres que me rodean. Es una satisfacción muy grande ver como crecen (y yo con ellas) y consiguen todo lo que se proponen, ¡estoy tan orgullosa de todas ellas!

2. La Patu ha ido en avión por primera vez. De esta experiencia me quedo con su carita de susto cuando despegó el avión y que se transformó en una de sus características sonrisas al ver a una pasajera divertirse de lo lindo observando su reacción.

3. He podido ver una peli entera y cenar del tirón sin tener que darle al pause porqué La Patu se ha despertado. Me gustaría deciros que esto se ha mantenido en el tiempo y que sus múltiples despertares forman parte del pasado pero mejor paso palabra.

4. Me he ilusionado con nuevos proyectos laborales, dos de los cuales me tienen loca porqué tienen que ver con mi nueva identidad como SocialMamaBcn. Espero poder hablaros de ellos en las próximas semanas.

5. Salí de fiesta por primera vez en tres años en una boda maravillosa en la que no tuve que dar teta ni preocuparme por La Patu gracias a #elpatupapi. Hacía años que no veía el amanecer entre risas y junto a mi hermano, igual que cuando éramos jóvenes y salíamos hasta que el cuerpo aguantara.

Como veis, este verano me han pasado muchas cosas y podría hacer una lista aún más larga pero prefiero que lo hagáis vosotros por mí. Decidme, ¿qué cosas buenas os han pasado este verano? 🙂

4 comentarios sobre “Un verano para olvidar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s